Recetas navideñas para todos

kirstyn-paynter-

Mientras escribo estas líneas, tirito en un rincón de mi estudio. El frío me entume las manos, no me deja pensar, pero hay algo que me consuela. Los frentes fríos, la gente caminando con chamarra y bufanda por las calles de la ciudad, el tráfico que se agudiza, sólo significa una cosa: estamos a un pasito de que ase acabe el año, y con el fin del año llega esa época llena de regocijo y sí, mucha, mucha comida.

La época decembrina se caracteriza por unir a los colegas de trabajo, amigos y familia en la serie de festejos que se llevan a cabo todo el mes, y un poquito después: el clásico Guadalupe-Reyes. Se calcula que en promedio el mexicano aumenta entre 3 y 6 kilos en estas semanas. La comida, el alcohol y los excesos son los protagonistas de nuestra navidad. Es cierto que las bajas temperaturas hacen que nuestro organismo procure alimentos con más carbohidratos y grasas, y de aquí que en el hemisferio norte festejemos comiendo alimentos que provocan que en enero nos peleemos con la báscula y nuestra débil voluntad ante la comida.

Y si bien algunos podrán darse el lujo de darle duro al gimnasio durante los primeros meses del mes para bajar esos kilos de más, la realidad es que lo mejor siempre es moderarse, los kilos de más son el menor de nuestros problemas. La obesidad en México alcanza al 34% de nuestra población y trae consigo un sinnúmero de problemas de salud.

Y seamos honestos, existen ya cada vez más y mejores materiales textiles que nos protegen del frío, calentadores y demás: no necesitamos las grasas y carbohidratos que tal vez nuestros antepasados necesitaban para sobrevivir los crudos inviernos. Así que, si lo vemos de forma racional, no tenemos realmente ningún pretexto para abusar de las grasas y de los alimentos que sólo nos pueden traer problemas a un largo, mediano y largo plazo.

Por otro lado, cada vez se extienden más las necesidades nutricionales particulares: somos conscientes de la existencia de la celiaquía, la diabetes y obesidad, además de que muchos por una cuestión ética han decidido no consumir productos animales. ¿Qué pasa con las necesidades de todos ellos durante las fiestas? ¿Estamos todos realmente dispuestos a festejar juntos?

Si esta navidad te interesa ampliar las posibilidades de la cena en casa porque tienes un familiar que vive con diabetes, que es celiaco o vegetariano, ¿por qué no pensar en un menú que incluya a todos? ¿No sería esa la verdadera comunión? ¿Eso que llaman “el espíritu de la navidad?

Así que no hay más pretextos, a continuación te damos opciones de menús incluyentes, para que el primo Juanito no coma sólo ensalada de manzana y la tía Roberta le entre también al plato fuerte y tu prima Mari pueda comer pan. A continuación te recomendamos platos que se ajustan a las necesidades de tus comensales, para esto te dejamos las recetas de opciones vegetarianas, libres de gluten o bajas en calorías.

Entradas

Patés

Una excelente opción para comenzar la cena puede ser unas tostadas de maíz (para celíacos) o pan de centeno tostado, o rebanadas de jitomate con paté. Y si eres de los carnívoros que se imaginan de inmediato un embutido de carne, calma, estamos hablando de patés de origen vegetal:

–El paté de aceituna negra es una opción maravillosa. Es muy sencillo de hacer, pues basta con licuar aceitunas, un poco de aceite de oliva y un poco de tomillo. Si le agregas alcaparras obtienes una receta típica provenzal: el tapenade. Le puedes untar un poco de queso crema y tienes una entrada llena de sabor. Si quieres echarle un vistazo a una receta aquí te va una: http://cocinillas.elespanol.com/2015/03/pate-de-aceitunas-olivada-o-tapenade/

 

Paté de shiitake. Si quieres ofrecer una entrada con un sabor un poco más sutil que el de la aceituna negra, prepara un paté de shiitake, una seta que incluso es conocida por sus propiedades medicinales pues ayuda al sistema inmunológico. Conserva mejor sus nutrientes si no se le quema, por lo que esta presentación es ideal para que alcance su potencial, además frescas, estas setas tienen un sabor menos fuertes que secas. Puedes conseguirlas en los mercados y supermercados de la ciudad. Esta receta en particular usa masa madre de trigo, por lo que no se recomienda para celíacos, pero es ideal para vegetarianos. https://www.hogarmania.com/cocina/recetas/aperitivos/201704/pate-shitake-35735.html

Primer plato

Una vez abierto el apetito, y con el frío que hace, se antoja una sopa caliente.

Cremas libres de gluten: Las bases de la mayoría de las cremas incluyen muchas veces una cucharadita de harina de trigo para darle cuerpo y consistencia a la sopa, y parece ser inocente, pero aún así no es la mejor opción. Así que si alguien en tu familia vive con celiaquía te recomendamos dos cremas que obtienen su cuerpo de los mismos vegetales y no de harina.

Crema de espárragos: el blog enfemenino.com nos ofrece una receta simple para hacer una rica crema de espárragos que usa leche de almendras y papas para espesar y darle cremosidad a la sopa. http://www.enfemenino.com/bienestar/menu-navideno-sin-lactosa-d59633c665819.html

Crema de  nuez: una receta perfecta para la navidad, además de ser deliciosa y fácil de hacer, la receta del sitio kiwilimón no agrega ningún ingrediente que contenga gluten, pues está hecha a base de cebolla, ajo, nuez y poro. Los ingredientes se cuecen en un sartén y después se llevan a la licuadora con caldo de pollo y leche. Puedes ver la receta completa aquí: https://www.kiwilimon.com/receta/sopas/cremas/rica-crema-de-nuez

Sopa baja en calorías: Si bien las cremas que sugerimos son aptas para cualquier celíaco, las cremas siempre implican una mayor carga calórica. Si lo que buscas es una cena más ligera, pero aún elegante, pensamos que la mejor receta para esta navidad es la tradicional y deliciosa:

–Sopa de cebolla. Éste es un plato representativo de la gastronomía francesa, así que además de darle un toque de elegancia a la cena y salirte de la costumbre, podrás preparar un plato delicioso pero de baja carga calórica. A veces nos olvidamos de los aportes de antioxidantes, vitaminas y fibras que la cebolla nos da, ya que es de uso muy común, pero tenerlo en cuenta también te animará para incluirla en tu menú navideño.  En la red puedes encontrar una infinidad de recetas tradicionales de la sopa francesa, que incluyen pan y queso, si quieres reducir aún más la carga calórica del platillo te recomendamos darte una vuelta por el sitio kiwilimón que tiene una receta aún más ligera que las tradicionales: https://www.kiwilimon.com/receta/sopas/sopa-de-cebolla-light

–Sopa vegetariana: Si bien las opciones anteriores están hechas con vegetales, algunas tienen en sus ingredientes caldo de pollo o carne, así que aquí te damos otra opción por si quieres ir por algo libre de productos de origen animal.

 –Sopa minestrone: Otra receta de fama internacional, es la famosa y rica sopa minestrone, de origen italiano. Suele hacerse a base de verduras y se le puede agregar pasta o arroz para hacerla más consistente. Es un plato muy versátil ya que no existe una sola forma de hacerse, es más un estilo, por así decirlo. Existen entonces muchas recetas, pero aquí te presentamos la receta del sitio sabor gourmet, 100% vegetariana:  https://saborgourmet.com/sopa-minestrone/#Como_hacer_sopa_minestrone

 

Plato fuerte

Opciones sin gluten: Los celíacos no sufren mucho al momento del plato fuerte, pues quizá tienen que abstenerse de acompañarlo de pan tradicional, pero si el plato está hecho a base de carne, no habrá mucho problema. Es importante que al preparar una receta tradicional, tomemos en cuenta que no será posible usar harinas para los rellenos, salsas o engrosar la carne. Así que sólo para no confiarnos de más, aquí te dejamos un par de recetas pensadas para no contener gluten ni por error:

-Pierna al horno, es uno de los platos favoritos de la navidad mexicana. Las recetas pueden ser variadísimas y muchas son ya tradición familiar. Si tú ya tienes una, debes sólo procurar que no se use ningún tipo de harina de trigo o centeno en su preparación y que en caso de usar cubos de caldo, estos sean libres de gluten. Si no tienes una receta familiar, aquí te dejamos esta del sitio cocina y vino: http://www.cocinayvino.com/recetas/carnes/un-delicioso-y-jugoso-pernil-al-horno/

Plato fuerte bajo en calorías: Éste es quizá el mayor problema de la cena navideña, lograr que las recetas tradicionales puedan ser más ligeras y saludables. No es lo más fácil, pues como ya dijimos, el objetivo primordial de la dieta de invierno en occidente se basa en alimentos llenos de grasa que nos ayudan a tolerar el frío, pero eso no quiere decir que no existan opciones, sobre todo una de las más tradicionales en el mundo:

Pavo Aunque en México cocinar esta ave no es la más popular entre las familias, es en ésta época en la que se consume más. La carne de pavo tiene la ventaja de ser una carne magra que tiene ventajas si se compara con otras carnes: su aporte calórico es menor, su contenido de colesterol es bajo, contiene mucho hierro y vitamina B, además de ser suave y tener un gran sabor. Existen muchas formas de prepararlo en Navidad, las más tradicionales consisten en la preparación de un relleno especial, y después horas en el hormo. Si tienes el tiempo y la paciencia para hacer un pavo de forma tradicional, pues visitar el blog de la nutrióloga María del Pilar Cancela, que ofrece tanto la receta tradicional, paralela a la misma con variaciones para conseguir un pavo relleno bajo en calorías: http://www.aperderpeso.com/recetas-light-carnes/pavo-navideno-bajo-en-calorias.html#pavo-navideno-relleno.

 

Si no estás tan dispuesto a cocinar por dos días, no tienes que renunciar a la idea de comer pavo, pues bien lo puedes hacer si lo compras ya fileteado.  De esta forma puedes preparar una salsa de limón y mostaza y preparar filetes de pavo al limón. El diario sevillano ABC nos ofrece la siguiente receta : http://sevilla.abc.es/gurme/recetas/pechuga-de-pavo-al-limon/ y la misma María del Pilar Cancela tiene una receta de rollitos light de pavo, que emulan el sabor del pavo relleno, pero son más fáciles de cocinar y también tienen un bajo contenido de calorías. http://www.aperderpeso.com/recetas-light-carnes/rollitos-light-de-pavo.html

Los comensales que más sufren en una cena navideña tradicional, son los que no consumen carne, pues la mayoría de los platos fuertes están hechos a base de algún tipo de producto de origen animal. Si quieres incluir a tus invitados vegetarianos, te damos algunas ideas.

–Lasagna vegetariana. Otro platillo por excelencia italiano que si bien suele prepararse con carne, tiene la versatilidad de usar como ingrediente principal algún vegetal sin perder su gusto. Es sin duda un platillo que nos hace feliz en cualquier cena y por eso no podemos no considerarlo durante la navidad. Existe, pues, una infinidad de formas de hacer una lasagna vegetariana. El sitio los sabores de México, por ejemplo, publicó una receta que no sólo no contiene carne, sino que evita el queso y la crema para no tener ninún producto de origen animal y su base es la berenjena: http://lossaboresdemexico.com/receta-de-lasana-vegetariana/ Por otro lado, Cocotte Minutenos ofrece una receta de Lasagna de espinaca y ricotta, hecha con calabaza, espinacas y bechamel de queso ricotta. http://cocotteminute.es/entrante/lasana-vegetariana-de-calabaza-espinacas-y-bechamel-de-ricotta

Postres 

Quizá esta es la parte más complicada para el celíaco en la cena navideña, los postres generalmente son pasteles hechos a base de trigo. Sin embargo, se pueden sustituir las harinas para poder hacer que todos nuestros comensales puedan disfrutar de lo más dulce de la navidad.

Pasteles sin gluten. Los pasteles hechos con harinas especiales son siempre bien recibidos por las personas que suelen privarse del postre, por lo que pensar en ellos. Si quieres cerrar la cena navideña con un pastel ad hoc con la época, ¿por qué no un pastel de zanahoria? https://www.rebanando.com/receta-51011-carrot-cake-sin-gluten.htm  o una tarta de manzana acompañada con un poquito de helado de vainilla: https://www.rebanando.com/receta-56196-tarta-de-manzana-sin-gluten-rellena.htm o natilla de chocolate http://www.elsaberculinario.com/2015/05/como-hacer-natillas-caseras-chocolate-receta-facil.html

También es difícil que el postre sea bajo en calorías, pero no es imposible. Si quieres hacer un menú que culmine con algo dulce pero saludable, aquí algunas ideas.

El blog Gastronomía y cía. ofrece una serie de recetas de postres ligeros, que sobresalen por su originalidad. Como por ejemplo, su tarta de queso https://gastronomiaycia.republica.com/2013/04/02/tarta-de-queso-baja-en-calorias/. Ok, ok, eso no suena tan arriesgado, pero ¿qué tal una crema de aguacate, requesón y miel? Si quieres lucirte, aquí la receta: https://gastronomiaycia.republica.com/2013/05/16/crema-de-aguacate-requeson-y-miel/

Como lo ves, las opciones tradicionales pueden tener variaciones que incluyan a todas las personas que tengan restricciones dietéticas. No es tan difícil que la verdadera comunión exista, menos si empezamos por nuestra mesa.