5 ideas para desayunar esta semana

Sandwich

Todos en algún momento de nuestra vida tuvimos una de esas mañanas en la que la cama parecía atraparnos entre sus sábanas y cálidas cobijas y nos negamos a salir de ahí aunque nuestra madre nos gritara desde la cocina que el desayuno estaba listo. ¿Quién no pensó intercambiar ese plato de cereal por quince minutos más en el calor de la cama? Entonces nos hacíamos los sordos y hacíamos caso omiso de las llamadas que se intensificaban. A esto seguía el sermón que ya nos sabíamos de memoria: “pero si el desayuno es la comida más importante del día”. Y nosotros, como el señor de costal o el coco, tal vez creímos que era sólo una treta para obligarnos a hacer algo que no queríamos hacer, porque así es la infancia.

Muchos crecimos entonces con ese resentimiento, las ganas de rebelarnos y quedarnos en cama cuando dependiera de nosotros. Además, las exigencias laborales, así como las distancias en nuestra ciudad, hacen que muchas veces la idea de “saltarse el desayuno” siga siendo muy atractiva. Pero lo cierto era que nuestras mamás no se equivocaban. El desayuno no es el coco, el desayuno es en realidad muy importante para nuestra salud.

En primer lugar, y así como la misma palabra lo indica, el desayuno representa el final de varias horas de ayuno en la que nuestro cuerpo reposa y no ingiere ningún nutriente, y por otro lado, precede todas las actividades de nuestro día. La Secretaría de Salud recomienda que ingiramos alrededor del 25% de nuestra ingesta calórica durante la mañana. Por otro lado, sugiere que esta comida incluya: pan y cereales  que nos aporten fibra, carbohidratos que se traducen en energía, vitaminas y minerales; lácteos bajos en grasa que aporten proteínas, calcio y vitaminas; frutas y alimentos proteínicos.

Después de entrevistar expertos, la BBC publicó un artículo en el que asegura que el desayuno ideal debería cumplir con tres condiciones:

1: Ser alto en fibra.

2: Bajo en grasas saturadas.

3: No incluir ni azúcar, ni sal.

Así que si aún estás en cama, negociando contigo mismo esos quince minutos en cama, checa estas opciones de desayunos rápidos y saludables.

 

Sándwich de huevo y aguacate.

El plato perfecto para desayunar. Tan fácil como preparar un huevo revuelto (sin sal), ponerlo entre dos panes integrales, untarle un poco de queso, aguacate y listo. Fibra, grasas no saturadas y proteínas. Estarás listo para empezar el día con energía. Si no eres muy ducho para la cocina y necesitas una receta, aquí te dejamos una del sitio gastronoming.com: http://www.gastronoming.com/2013/09/30/sandwich-de-aguacate-y-huevo/

Porridge o gacha, o avena, pues.

El porridge es un desayuno típico escocés que ha ganado popularidad en los últimos años. En España se le llama “gacha”  y en México, no es nombre más popular con el que alguien se referiría a un platillo, así que por lo pronto llamémosle “un plato de avena”. Sí, leíste bien, un plato de avena. Y es que resulta que poniéndole un poco de imaginación, algo tan simple como una tacita de avena, puede convertirse en un desayuno no sólo delicioso, sino súper saludable. El porridge es una gran fuente fibra y si se le agrega fruta le sumamos una fuente de carbohidratos saludables para obtener energía para el resto del día. Lo puedes preparar en corto, dependiendo del tiempo con el que cuentes, puedes hervirla en agua cinco minutos, y si de plano eres de los que salen corriendo de casa, sólo tienes que cubrir la avena con leche o agua la noche anterior, y cuando despiertes, listo, el desayuno va a estar casi hecho. Y si dudas de la cantidad de formas en la que puedes cocinar una “gacha” te recomendamos darte una vuelta por el sitio Harrison Sport, que tiene al menos diez recetas diferentes, todas rápidas y ricas.  https://www.hsnstore.com/blog/gachas-de-avena-10-ideas-para-desayunos-sanos-deliciosos/

Bagel de jocoque, pepino y aguacate

El bagel es un pan de origen polaco que también se ha popularizado en nuestro país en los últimos años. La receta es precocida así que basta que lo metas unos segundos al tostador o a un horno eléctrico para que esté listo para ser rellenado. ¡Ojo! los bagels suelen hacerse con harina blanca por lo que son bajos en fibra y tienen un alto contenido calórico. Asegúrate de conseguir bagels integrales que aporten fibra, y no del tamaño regular, sino pequeños. Los bagels suelen rellenarse con otros alimentos grasosos, pero podemos compensarlo todo al rellenarlo con jocoque que regenera la flora intestinal y ayuda a digerir mejor y a asimilar nutrientes, así como a regular los niveles de glucosa en la sangre, aporta vitamina E y B12  y tiene un valor calórico bajo; por otro lado el pepino que aporta vitamina C y su contenido calórico también es muy bajo. En cuestión de minutos tendrás un desayuno rico, exótico y saludable.

Waffle con crema de cacahuate

Si tienes un poco de tiempo, basta que prepares una mezcla de harina integral y le untes un poco de crema de cacahuate, acompañada de una pequeña ración de tu fruta favorita, y listo, tendrás energía para pasar el resto del día. Así como el anterior, con los ingredientes adecuados, este desayuno puede ser una opción nutritiva. Pero con los ingredientes incorrectos, puede ser una bomba. Te recomendamos, pues, preparar tu masa con harina integral: http://allrecipes.com.ar/receta/1331/waffles-de-harina-integral.aspx, y buscar una crema de cacahuate natural y sin azúcar agregada, ya que si consigues una crema de calidad, ésta te aportará proteína vegetal y grasas saludables.

 Quesadilla de nopal

Por si creías que el típico desayuno de la prisa era malo para la salud, en realidad no es así, claro, dependiendo de lo que lo rellenemos. Un par de quesadillas hechas con tortilla de harina, queso panela, una cucharadita de frijoles y nopales, es una gran fuente tanto de fibra (nopales) como de proteína (frijoles). Un desayuno completo al alcance de nuestras manos y prisa.

Ésta es sólo una muestra de las posibilidades que existen todas las mañanas. Así que no hay pretexto para no desayunar.