Tres formas no tan convencionales de activarte

Benjamin Faust

¿Vives con diabetes y ya te cansaste de que te digamos que es súper, súper, súper importante que te actives? Pues aquí vamos otra vez. El ejercicio en la rutina diaria de cualquier persona le trae beneficios a su salud, sí, ya lo sabes. Y también sabes que para una persona con diabetes es el doble de importante.

Según la American Diabetes Association el ejercicio hace que la glucosa disminuya en la sangre al aumentar la sensibilidad a la insulina, es decir que aunque produzcas poca, tus células aprovecharán al máximo la que ya tienes y van a usar la glucosa en tu sangre mientras realizas el ejercicio. Por otro lado, al contraer los músculos, estos usan la glucosa disponible en tu cuerpo como fuente de energía independientemente de la insulina que haya por ahí.

El ejercicio formal 30 minutos al día siempre es la primera recomendación. Ya antes te hablamos de las opciones que hay en los deportivos de la ciudad y centros culturales que ofrecen cursos de yoga. No vamos a quitar el dedo del renglón. Pero también sabemos que el ejercicio cardiovascular para muchos puede ser aburrido y la simple idea de hacerlo nos afianza al sillón. Por eso hoy vamos a platicar de algunas formas un poco menos convencionales de activarte que bien podrías alternar con las tradicionales con el fin de hacer más amena tu rutina semanal de ejercicio.

Barra al piso

¿Que qué? No te espantes. Imagínate a un bailarín de ballet haciendo esas bonitas posiciones con las manitas extendidas y piernas bien estiraditas: seguramente te lo imaginaste junto a una barra de la que se sujetan para equilibrarse. Ahora elimina la barra de la imagen y acuesta al bailarín en el piso. Bueno, de eso se trata este ejercicio. Barra al piso es un acondicionamiento físico diseñado particularmente para bailarines de ballet… Es una especie de yoga sin nada de misticismo detrás, sólo exigencia física. Si estás pensando “Ok, pero yo no soy bailarín de ballet”, la buena noticia es que se considera un ejercicio apto para cualquier persona que quiera realizarlo, pues aunque no lo uses para mejorar tu técnica de baile, igual tonificarás y reforzarás tus músculos, conocerás músculos que ni siquiera sabías que existían, desarrollarás flexibilidad, trabajarás articulaciones y la respiración, serás más consciente sobre tu cuerpo y alejarás el estrés de tu vida, todo mientras escuchas música clásica. ¿Nada mal, no? En la ciudad existen varios lugares que ofrecen clases de barra al piso sin que seas bailarín como la Academia de baile Condesa (http://www.academiacondesa.com/Clases.html), Danza Capital (https://danzacapital.com/nuestras-clases/barra-al-piso/) o en el Centro Cultural los Talleres (http://www.lostalleres.com.mx/)

Boliche

A veces se nos olvida que no todos los deportes son el futbol o el atletismo. El boliche es una actividad que solemos hacer con amigos para divertirnos sin tomar en cuenta que al jugarlo trabajamos todos nuestros músculos. En una hora de boliche nuestro cuerpo quema entre 200 y 280  calorías y si lo practicamos con regularidad, además de hacernos cada vez mejores, fortaleceremos nuestro cuerpo. Ahora, sí, es difícil que organicemos a nuestros amigos para ir una o dos veces por semana al boliche y que así éste sea parte de nuestra rutina de ejercicio, o no nos imaginamos yendo a jugar solitos. Pues bueno, la solución son las clases. Los domingos en el bolerama del sur se ofrece una clase de dos horas (http://www.boleramacoyoacan.com/escueladeboliche/). También puedes optar por las clases privadas (http://www.boltlalpan.com/clases/clases-de-boliche) Si asistes frecuentemente mejorarás tu técnica y conocerás a personas interesadas en la actividad de modo que puedas practicar cada vez más y más.

Senderismo

No hay forma más bonita de hacer ejercicio que olvidándonos de que lo estamos haciendo. El senderismo es una actividad deportiva que, como su nombre indica, consiste en recorrer caminos ya sea en la montaña, en el bosque o cualquier lugar no urbanizado. Es la actividad ideal para disfrutar de un fin de semana, hacer ejercicio, despejar la mente y hasta respirar aire puro. ¿Y como le hace uno? Primero, no es tan fácil nomás lanzarse a la aventura y hacer caminatas nomás porque sí. Todo debe hacerse con el debido cuidado. Existen paseos simples y conocidos cerca de la ciudad, por ahí podemos comenzar. Tienes que hacerte de unos buenos zapatos e investigar un poco antes de hacerlo. Están los destinos simples como ir a la Marquesa, a los Dinamos, el Desierto de los leones, el Ajusco o el Nevado de Toluca. Si vas en plan sólo caminar, tranquilo, asegúrate de seguir caminos marcados y rutas seguras. Si quieres hacerlo como una actividad regular te recomendamos unirte a algún grupo de senderismo como el Club Citlatépetl (http://www.clubcitlaltepetl.com/). Estos grupos organizan excursiones colectivas regularmente que se ajustan a tus capacidades físicas, recuerda que no debes exigirte de más.

Antes de incorporar una nueva actividad física a tu rutina, recuerda consultarlo con tu médico de cabecera y tener luz verde de su parte. Por otro lado, es recomendable que lleves registro de tus niveles de glucosa antes y después de cada actividad física para que estés al tanto de las reacciones que tu cuerpo tiene con el ejercicio. Recuerda que existe la posibilidad de que después del ejercicio tu cuerpo requiera menos insulina de la normal y a veces puedes presentar cuadros de hipoglucemia, un bajón de azúcar, pues. Por lo tanto llevar un control sobre tus niveles con relación a tu actividad es muy importante, así como reportar cualquier cambio o molestia con tu médico.

Ahora sí, estás listo para una chuza.

Foto de Bejamin Faust