Mama mia! Pizza para celíacos

Foto de Cel Lisboa

Cuenta la historia, que si bien el pan ha acompañado la alimentación del hombre por milenios, fue hasta el siglo XVIII que un grupo de italianos, pobres por cierto, se les ocurrió echarle un poquito de jitomate a un pan plano, ya saben, para que tuviera saborcito y ¡oh sorpresa! sin darse cuenta inventaron uno de los platillos más famosos en a historia de la gastronomía universal (sí, universal porque seguro que si un marciano prueba una pizza se e-na-mo-ra)

Desde entonces la pizza se fue sofisticando poco a poco, ya en mil setecientos y cachito se abría en Nápoles la primera pizzería oficialmente y para finales del siglo XIX era el platillo de la aristocracia. Todos nos sabemos ya la vieja historia de aquella pizza que se nombró en honor de la reina Margarita y que aún encontramos en todos los menús.

Cuento esta historia para que notemos un detalle importante. La pizza nació en los arrabales, como una manera económica de alimentar a los más pobres y acabó en los platos de los reyes. Es decir que tomó un carácter popular y se convirtió en un platillo para todos. Bueno, casi para todos.

Resulta que la gran mayoría de las pizzas se hacen a base de trigo y otros cereales, o sea, que casi nunca es la primera opción alimentaria de un celíaco, simplemente porque está atascada de gluten. Ergo, lo que para el grueso de la población es un deleite, para el celíaco es una potencial puerta a la desgracia. Por más buena que una pizza pueda ser, sus estragos en un cuerpo con celiaquía son cero agradables.

Si eres celíaco, lo sabes bien, debes estar asintiendo en este momento con ganas de tirarte al piso a llorar, y es que renunciar a la pizza no es nada fácil… Pero espera, que no todo está perdido. Acá te dejo algunos consejos si quieres seguir siendo feliz, con pizza.

Recetas libres de gluten.

En el mercado existe una gran cantidad de harinas libres de gluten: arroz , maíz, teff, quinoa, etc. Pero no todas te van a servir para hacer una pizza. Puedes darte vuelta por el blog Allergychef (https://blog.allergychef.es/harinas-sin-gluten-esas-grandes-desconocidas/), ahí existe un listado puntual de las harinas sin gluten que hay y para qué te sirven en caso de que quieras cocinar algunas otras cosas.   

Para lo que nos concierne, la pizza, existen varias opciones. Primero, puedes jugar a mezclar harinas, se recomienda la mezcla entre maíz y arroz, aquí puedes ver una receta para saber exactamente la proporción de ambas para darte una idea: (http://www.singlutenhayparaiso.com/products/masa-de-pizza-sin-gluten/) También puedes sumergirte un poco más y buscar mezclas de harinas ya probadas para hacer pizza. Ojo, la mayoría de las recetas en línea tienen como ingrediente “harina sin gluten”, esa indicación es bastante genérica porque no sabes si reaccionará igual una masa a base de quinoa que una a base de arroz, por eso, nosotros te recomendamos hacer la mezcla entre maíz y arroz. Peeero, piensa que también puedes divertirte experimentando con mezclas y sabores, después pasarnos el dato.

Cocinar una pizza en casa es siempre divertido, además uno puede darle vuelo a la hilacha inventándose sabores y mezclas, ya alguna vez hice una pizza de papá con salsa blanca y cebollas, que es una mezcla difícil de encontrar en pizzerías comunes y corrientes, o de huitlacoche con queso crema. Pruébalo.

Pizzerías libres de gluten

Si lo tuyo no es cocinar, o es domingo y sólo quieres comer y ya, hay algunos lugares en la ciudad en los que podrás regocijarte comiendo pizza sin problemas. Ahí van:

Pizza rústica. (http://pizzarustica.mx/)

Esta pizzería tiene 5 sucursales en la ciudad. (Insurgentes, Polanco, Condesa, Santa Fe, Roma) y ofrece una opción de pizza libre de gluten hecha a base de amaranto. ¡yum!. Sus ingredientes son en gran parte orgánicos y libres de grasas trans. Puedes pedir cualquier opción del menú aunque de los tamaños que tienen disponibles para celíacos sólo son por rebanada y el mediano.

Antica Forneira (https://www.facebook.com/Antica-Forneria-194479324021816/)

Ubicada al sur de la ciudad, Antica Forneira ofrece a sus clientes un menú de comida italiana libre de gluten que incluye pastas, lasagna, empanadas y pizza. Éstas últimas pueden ser cualquier opción del menú, están hechas a base de una mezcla de harinas y tienen un costo adicional de $20.

Pixza (http://pixza.mx/menu/)

Aquí tendrás que tomar la decisión de si sufrir un poquito o no. Te contamos, la masa de las pixzas, exacto, no son pizzas, están hechas a base de maíz, pero no están completamente libres de gluten. Es decir que sus efectos van a ser muy leves, pero aún así tendrán. Lo interesante es que la base no sólo es de maíz, es de maíz azul y la variedad y naturaleza de sus ingredientes es muy mexicana. ¿Se te antoja una pizza de chapulines? Si eres un celíaco aventurero, de esos que  pueden resistir un poco, puedes darte una vuelta pues no sufrirás los efectos de probar una masa hecha a base de trigo. Además, dicho sea de paso, Pixza tiene un programa de apoyo social a la gente en situación de calle, por cada cinco rebanadas vendidas ellos donarán una.

Y bueno, esperamos que con estas opciones abriguemos la esperanza de que como todo lo bueno en la vida, la pizza también debería estar al alcance de cualquiera. Buon appetito!

Foto de Cel Lisboa