La guía godínez del diabético. Sobrevive a tu oficina y come sin azúcar

La eterna carrera contra el reloj checador, los horarios que te encierran todo el día en la oficina, las juntas —muchas de ellas imprevistas— que mueven tus actividades, la falta de opciones rápidas para comer en esos huequitos temporales y la economía misma, son algunos de los problemas a los que se enfrenta un Godínez día con día cuando no sólo quiere, sino que necesita comer saludable por cuestiones médicas.

¿Te identificas con lo que acabo de mencionar? Pues vamos, no todo está perdido, sólo basta echarle un poco de coco para encontrar opciones que te permitan llevar un buen control de tu diabetes sin dejar de ser Godínez. ¡Toma nota!

Lo principal es mantenerte hidratado

Recuerda que como diabético no sólo la piel se reseca más, sino que los riñones sufren mayor daño al trabajar, por lo que tener una botella de agua en el escritorio, te permitirá estar bebiendo agua a lo largo del día, incluso, casi automáticamente. Y, claro, esto no necesita mayor inversión de tiempo-dinero, pues puedes cargar un termo con agua desde tu casa o comprarte una botella de la marca que prefieras en cualquier puesto de revistas o tienda que quede de camino al trabajo.

El factor tiempo

Aunque siempre está la opción de cocinar un día antes y cargar con los tupper a la oficina, la verdad es que después de un día de oficina uno llega a casa sin querer hacer nada más que descansar, por lo que una opción es hacer la preparación semanal de ciertos alimentos. Por ejemplo, conozco a una Godínez muy querida que los fines de semana limpia las verduras que va a utilizar a lo largo de la semana para que, llegado el momento, sólo haya que tomarlas para preparar rápidamente lo que va a comer.

¿Cómo le hace?

En el caso de los alimentos como espinacas, acelgas o lechuga; limpia y selecciona las hojas de las mismas, las seca con una servilleta de papel o un paño limpio exclusivo para la comida y, así secas, las envuelve en papel de estraza y las coloca en un vaso con agua (sí, como si fueran flores en un florero) adentro del refrigerador para que se mantengan frescas.

La carne la pide regularmente en forma de fajitas porque son rápidas de asar y la verdura que va a utilizar la deja limpia y desinfectada en bolsas de plástico con agujeros para que no se forme humedad que la eche a perder dentro del refrigerador.

Es decir, el tener los ingredientes listos, nos ahorrará mucho tiempo en el momento de guisarlos porque sólo bastará tomar los ingredientes y cocinar, con lo que tendremos comida fresca y rápida.

¿Qué hacer con las escapadas a comer con los compañeros del trabajo?

Platicando con mis amigos que trabajan en oficina, una de ellos me contaba que otro de los problemas a los que se enfrenta un Godínez, es la presión de otros Godínez. Y es cierto. Recuerdo que cuando hice mi servicio social, por un tiempo llevé mi comida, pero eso me relegaba a bajar al comedor y no a salir con toda la bola al puesto de enfrente o a la fondita, por lo que decidí hacer más amena mi comida con plática y convivencia Godínez. ¿Qué opciones tenemos? Si decides salir a comer con tus compañeros, puedes hacer cambios en lo que pidas, por ejemplo: en las comidas corridas es común que como segundo plato te ofrezcan arroz, pero no es muy recomendable si tienes diabetes, así que pide que en su lugar te sirvan un plato de frijoles de la olla, los cuales no sólo ayudan a bajar los niveles de azúcar, sino que aportan fibra a tu cuerpo.

Elige pedir agua de Jamaica, que es la que menos azúcar aporta o, si es de frutas, evita que sea de mango o sandía. Evita a toda costa los jugos del puesto de la esquina, pero no dejes de pedir agua de avena sin azúcar. Es fresca, deliciosa y muy buena para bajar tus niveles de glucosa. No olvides que siempre está la mejor opción: agua simple.

Si van al puesto de ‘garnachas de en frente’, puedes optar por pedir una quesadilla hecha al comal y que sea de algún guisado hecho en jitomate, carne de pollo o vegetales como hongos o huitlacoche. No te recomiendo que pidas gorditas porque la mayoría son de chicharrón o requesón, alimentos nada buenos para el cuidado de la diabetes y, además, van fritas.

Como ves, opciones para sobrevivir a la diabetes siendo Godínez, las hay. ¡Échale coco y disfruta de la oficina!

Si quieres saber más:

Nota de “El Informador” sobre cómo es que el frijol ayuda a bajar los niveles de azúcar en los diabéticos.

Frutas y verduras permitidas para diabéticos.

Alimentos prohibidos para diabéticos.