¿Cómo afecta la diabetes tu vida sexual?

7 consejos prácticos para contrarrestar sus efectos

              Si padeces diabetes es común que hayas tenido que hacer cambios en tu estilo de vida. Pero cuando también cambia nuestra vida íntima,  a veces nos resulta complicado tomar acción al respecto. Muchas veces por vergüenza no nos atrevemos a contárselo a nuestro médico, o bien, no se le suele dar la importancia que merece.

              ¿Sabías los problemas sexuales de las personas con diabetes pueden ser indicadores de otras complicaciones en su salud? En ocasiones se les asocia a altos niveles de glucosa en la sangre, problemas nerviosos, bloqueos arteriales o incluso un desequilibrio hormonal.   

              Por eso es importante que no te tomes a la ligera cualquier alteración que observes en tu comportamiento sexual, ya que podría ser una señal de alguna alteración importante.

              De hecho está comprobado que las personas con diabetes son más propensas a presentar problemas sexuales, principalmente una baja en la libido, en comparación con las personas sanas.

              Así que, que no te de pena, no eres el/la únic@. Te compartimos los problemas sexuales más comunes en la población con diabetes tanto en hombres como en mujeres:        

ELLOS

Libido Baja

     Es el problema sexual por excelencia entre los hombres con diabetes. De hecho, los hombres con diabetes, especialmente los que tienen el tipo 2 o bien con sobrepeso, tienen el doble de posibilidades de presentar bajos niveles de testosterona, lo cual se manifiesta en su baja libido. Un tratamiento hormonal a base de testosterona puede solucionar fácilmente este problema.

Disfunción Eréctil

     Es sumamente común tener problemas para mantener una erección. Esto debería tomarse con la debida seriedad pues puede significar una baja de presión sanguínea o bien dificultades nerviosas, por lo que debe de tomarse la atención necesaria.

Dificultad para llegar al orgasmo

     Generalmente los hombre suelen llegar más fácilmente al orgasmo. Por eso suele haber más frustración para el hombre cuando no logra “terminar”. Si te sucede con frecuencia, te recomendamos tomar las cosas con calma y consultar a tu médico, pues puede ser un indicador de un daño neurovascular.

Dolor

     No es tan frecuente como las anteriores, pero también suele presentarse. De hecho existe un padecimiento conocido como “Enfermedad de La Peyronie” que provoca una curvatura inusual en el pene durante la erección, provocando dolor.

ELLAS

Libido Baja

     También es muy común que las mujeres sientan una disminución en su deseo sexual, lo cual en ocasiones también se asocia a bajos niveles de testosterona. La cuestión es que en mujeres el tratamiento no resulta tan fácil como en los hombres, ya que los tratamientos basados en esta hormona no se encuentran comprobados al 100% en mujeres.

Deseo sí, pero Aurosal no.

     A veces el problema no se debe a una falta de deseo sexual, sino más bien a que las medicinas que se toman para controlar la diabetes pueden afectar un mecanismo conocido como “activación de la aurosal”, el cual es el responsable de poner a tu cuerpo “en acción” por así decirlo. Esto suele ser mucho más frustrante que la pérdida de la libido, sin embargo se puede solucionar fácilmente con cambios en el tratamiento.

Resequedad Vaginal

     Es muy común que las mujeres con diabetes tengan dificultad para lubricar. Esto se traduce en relaciones sexuales dolorosas y menos capacidad para sentir placer. También las mujeres con diabetes son más propensas a presentar infecciones en el tracto urinario.

Dificultad para llegar al orgasmo

     Si te sirve de consuelo, los problemas para llegar al clímax son bastante generalizados entre las mujeres con diabetes. Esto se debe en parte a que influyen también los problemas anteriores. Sin embargo, si la anorgasmia ya es un hecho muy frecuente, esto también pude deberse a una alteración de las funciones nerviosas.

Con todas estas referencias el panorama puede parecer desalentador, pero no te preocupes, pues existen diversas alternativas que pueden ayudarte a mejorar tu intimidad. Sólo es cuestión de tomar cartas en el asunto y ser constante.

Aquí te compartimos:

7 consejos prácticos para lograrlo:

  1. MANTÉN TUS NIVELES DE AZÚCAR CONTROLADOS

              En muchas ocasiones los problemas sexuales en las personas con diabetes son indicadores de que no se están controlando adecuadamente tus niveles de azúcar. Así que el primer paso será revisar el método de control que estás utilizando, y evaluar si pudieras buscar una mejor opción.

  1. ATRÉVETE A COMPARTIRLO CON TU MÉDICO

¡Olvídate de la pena! Sé que a veces es difícil compartir esta clase de información con tu médico habitual, pero como ya viste, la sexualidad está ligada a otros indicadores de tu salud, por lo que debes comenzar con armarte de valor y consultar cualquier alteración con tu médico.

  1. SIGUE TU TRATAMIENTO

Una vez que hayas consultado con tu médico de confianza, sé disciplinado con respecto al tratamiento que te haya recetado, pues de esto dependerá tu recuperación. Si te sintieras incómodo o detectaras algún efecto secundario es importante que también se lo comuniques a tu médico, para que juntos puedan encontrar la mejor alternativa para tu problema.

  1. COMUNICACIÓN CON LA PAREJA

            No todo se trata de médicos y prescripciones. Muchas veces un problema menor se puede hacer mucho más grande si éste no se comunica, sobretodo cuando involucra a tu relación sentimental. Es importante que compartas con tu media naranja, todas las emociones y dificultades que estás experimentando , para que las cosas sean mucho más claras entre ustedes y puedan ir explorando soluciones que los beneficien a ambos.

  1. EXPLORA NUEVAS FORMAS DE INTIMIDAD

Quizá esta dificultad en la sexualidad les pueda servir a ti y a tu pareja para aventurarse a descubrir nuevas formas de compartir junto al otro. Explorar nuevas formas de erotismo y seducción más allá del mero coito puede incluso ayudarles a generar una intimidad emocional más profunda a la que tenían antes. ¡Atrévanse a experimentar!

  1. AMA TU CUERPO

Es común que tu médico te haya recomendado bajar de peso como parte del proceso para tratar tu diabetes. Más allá de las razones de salud que lo respaldan, es cierto que una sugerencia así puede provocarnos sentimientos de desvalorización o inseguridad con respecto a nuestro cuerpo. Esto puede tener consecuencias negativas en el disfrute de tu vida sexual.

Ser consciente de esto te puede permitir recuperar el amor por tu propio cuerpo, independientemente de sus condiciones de peso. Una cosa es la salud y otra muy distinta es el deseo sexual. Por eso, quiérete y ámate tal como eres, y verás que tu cuerpecito te puede permitir sentir mucho placer.

  1. MANTÉN UNA VIDA SALUDABLE

              Está comprobado que el mantener una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente y evitar fumar o beber en exceso, repercute positivamente en las condiciones de salud sexual en personas con diabetes. Claro, si le ofreces mejores condiciones a tu cuerpo, éste podrá tener una mejor respuesta y desempeño. Así que ¡a cuidarse mucho y ponerse en acción!

              Ya lo viste, a pesar de los problemas recurrentes que pudieras experimentar en tu vida íntima, no hay nada que no se pueda solucionar. Lo importante es mantenernos alerta ante estas señales y atrevernos a buscar alternativas para solucionarlo. Y una vez que lo logres, pues ¡que lo disfrutes!