4 necesidades de alimentación que probablemente no entiendes

Situación hipotética no.1. Tu amigo Juanito te invita e echarte un café en un lugar que te va a encantar, hacen unos pasteles que… A lo que tú refutas: Juanito, te acuerdas que soy celíaco. Y él con toda la seguridad del mundo te responde que sí, que ya lo sabe y que encontró un lugar en el que podrás comer todo lo que quieras sin-pro-ble-mas. Te emocionas un poquito y llegas al encuentro. Resulta que Juanito te invitó a un café vegano y él jura que un rico pan de centeno orgánico te va a caer de maravilla. Al final te limitas a verlo comer mientras tú te tomas un café sin nada con que acompañarlo.

Situación hipotética 2: Es tu cumpleaños y tu mamá te hace un pastel de acuerdo a tus necesidades, o eso te dice antes de cantarte las maravillas y veas un pastel cubierto de chantilly. ¿Mamá, de pura casualidad usaste leche para hacerlo?. Sí, hijita y un poquito de huevo, pero eso sí, conseguí una harina sin gluten bien buena. Tal vez tu ma aún no entiende completamente el veganismo.

Situación hipotética 3: Eres diabético y…

ok, ok, ok. Tal vez ya aclaramos el punto. El caso es que hoy en día existen muchos tipos de necesidades alimenticias para una gran variedad de personas. Algunas como la diabetes o la celiaquía responden a condiciones médicas específicas y otras como el veganismo o la preferencia por alimentos orgánicos tienen que ver con posturas y convicciones.

Hace poco nos propusimos hacer una guía de cafés para celíacos en la Ciudad de México. Para iniciar nuestra búsqueda revisamos varias listas que circulan por la red, muchas de ellas promocionando locales “gluten free”, al comunicarnos con ellos para saber qué opciones específicas ofrecían para celíacos nos encontramos con la sorpresa de que casi ninguna contaba con menú libre de gluten. Eso sí, la mayoría tenía ofertas veganas o hechas con ingredientes orgánicos. Es decir, las personas que hicieron la recopilación de estas listas o no se preocuparon por ofrecer verdaderas opciones para celíacos, o están realmente confundidas.

En la era de la información es curioso que aún exista tanta desinformación sobre los diferentes tipos de condiciones y posturas que llevan a las personas a tener ciertas restricciones dietéticas. Así que a continuación explicaremos con palitos y bolitas lo que significa cada cosa, no para ti, sino para que te hagas un tarjetón y se lo enseñes a los amigos que te pregunten ¿los vegetarianos sí comen pollo, no? Siéntete libre de copiar el texto que mejor te acomode, pegarlo en tu muro de facebook, imprimir una playera o mandarte a hacer tarjetones, lo que quieras.

¡Soy celíaco!

No, no es una modita… Es una condición médica diagnosticada. ¡No me da miedo el gluten! es sólo una proteína que por caprichos de la evolución, algunos organismos, como el mío, no son capaces de asimilar. No, no puedo comer alimentos que contengan trigo, centeno o cebada. Sí, sí puedo comer carne y lácteos y demás. No me importa qué tan orgánico es un alimento mientras contenga gluten. Sí, puedes invitarme a comer, muchos lugares tienen menús libres de gluten.

¡Soy vegano!

No, no es una modita… Es una convicción. No consumo nada que tenga origen animal. Sí, eso incluye pescado y pollo, (¿neta me preguntas eso en pleno SXXI?) Sí, sí puedes invitarme a comer, sólo tendremos que buscar un lugar adecuado, seguro tendrán opciones ricas para ti también.

¡Tengo diabetes!

Es una enfermedad. Mi cuerpo no produce suficiente insulina y los niveles de glucosa, o azúcar, en mi sangre pueden elevarse muchísimo. Es mejor que no consuma azúcares procesadas, harinas blancas y grasas saturadas. Sí, sí puedes invitarme a comer, sólo tenemos que buscar un lugar con un par de opciones saludables.

¡Soy vegetariano!

No consumo carne. Sí, eso incluye pescado y pollo. Sí, sí puedes invitarme a comer, en casi todas partes hay opciones vegetarianas, relájate.

Tal vez esto no solucione el problema, quizá las listas de recomendaciones falsas sigan colgadas en la red por mucho tiempo. Pero vamos, en algún momento se creyó que la Tierra era plana, empecemos poco a poco a compartir información, aunque sea con nuestros círculos cercanos, estoy segura de que falta poco para que toda la gente sepa que el pollo es carne.

Foto de Brook Lark