Vacaciones sin gluten

Foto de Jakob Owens

Comienza el verano y a todos nos ganan las de alejarnos del caos de la ciudad para echar la toalla sobre la arena y no hacer nada más que disfrutar. Vacacionar debería ser para todos lo más fácil del mundo: ese momento en el que no hay que preocuparse por nada, así es, NA-DA. Bueno, si eres celíaco tal vez las cosas se complican un poquito. Y es que una persona con una dieta sin restricciones puede aventurarse a llegar a cualquier lugar sin otra preocupación que no sea disfrutar de lo que la gastronomía local tiene para ofrecer. Pero cuando vives con celiaquía, las opciones se reducen.

Es por eso que al planear unas vacaciones fuera de la ciudad, es decir, lejos de tu entorno: donde ya tienes restaurantes ubicados, sueles cocinar, etc. es importante que tomes las previsiones necesarias para que tu estancia lejos de casa sea 100% descanso y cero limitaciones. ¿Suena difícil? No tanto.

Escoge bien tu destino

Antes de aventurarte, haz una búsqueda en internet sobre las posibilidades que existen en tu destino. Seamos realistas, mientras más grande sea la ciudad a la que vayas, más opciones habrá. Es decir, encontrarás muchos más menús sin gluten en Cancún que si te vas a acampar a Mazunte. Eso no quiere decir que debas renunciar a ir a lugares pequeños, sino que deberás tomar medidas si no existen muchas opciones.

Por ejemplo, si tu idea es salir del país, el sitio The Daily Meal (https://www.thedailymeal.com/travel/10-best-cities-gluten-free-travelers), tiene una lista de las mejores 10 ciudades para comer sin gluten, ya sea por su tradición gastronómica o por su preocupación por la condición celíaca. En el número 1 coloca a Portland, en el 10 Dublín y 7 Denver, ya que estas ciudades tienen un número muy grande de celíacos en su población y por lo mismo su oferta de locales libres de gluten es grande. En noveno lugar está Tokio y en tercero nuestra bella ciudad de México, esto porque la gastronomía de ambas ciudades no se basa en el trigo. Sorprende encontrar en esta lista a Roma en el puesto número 6, pues a pesar de que uno se imaginaría que no hay más que pizza y pasta, muchos de sus restaurantes ofrecen menús sin gluten.

Si estás pensando en quedarte en el país, pues bueno, ahí la cosa cambia. Las opciones de restaurantes con menús libres de gluten es mayor en ciudades como Monterrey o la Ciudad de México, así como en puntos de mucho tránsito turístico como Cancún. Lo bueno es que la base de nuestra alimentación es el maíz en la mayor parte del país, así que también te recomendamos investigar un poco sobre la gastronomía local para que sepas qué platillos podrás experimentar y cuáles de plano tienes que evitar.

Haz una lista de platillos que puedes probar, haz otra de restaurantes con menús libres de gluten y una vez que estés en el lugar dedícate sólo a disfrutar.

Cocina

Ok, ok, ok. No suena tan divertido cocinar en tus vacaciones. Pero si has decidido un destino pequeño y apartado de todo es probable que no haya muchos menús libres de gluten. Toma tus previsiones.

Una gran opción de hospedaje en los últimos años ha sido la renta de departamentos por AIRBNB. La ventaja de estos es que puedes buscar opciones que incluyan cocina a tu disposición. Haz espacio en tu maleta y llévate tus productos favoritos para cocinar. En cuanto llegues, ve al mercado local o al súper y haz una pequeña despensa. De esta forma podrás ahorrarte el desayuno y la cena, y así sólo te preocupas a la hora de la comida (si ya tienes la lista de platillos que puedes degustar sin problemas o de restaurantes en la zona no tendrás tanta bronca). Además de que no pasarás hambre, vas a estar seguro de lo que consumes y sobre todo, ahorrarás dinero. En caso de que no te llame la atención rentar un departamento, recuerda también que existen muchos hoteles que te ofrecen cocineta en la habitación, escoge tu hospedaje con base en sus posibilidades para cocinar.

Todo incluido

Si de plano la idea de cocinar no te gusta ni un poquito, porque pues sí… son vacaciones. Y sólo tienes ganas de echarte en un camastro y disfrutar de la belleza de la vida… Bueno, siempre está la opción de quedarte en un hotel todo incluido.

Cuando te quedas en uno de estos hoteles la dinámica es muy fácil, en sus instalaciones hay cierto número de restaurantes con menús súper diferentes, unos de mariscos, otros de comida mexicana, italiana, etc. Y bueno, aquí viene la duda ¿tienen estos opciones libres de gluten? Resulta que algunas cadenas sí. Por ejemplo:

Hoteles Meliá: Cuando llegas a un hotel de esta cadena tienes que avisar en recepción que eres celíaco, ellos te otorgan un tarjetón de alergias que tienes que presentar cada vez que vayas a uno de los restaurantes del hotel. La mayoría tiene opciones libres de gluten y la cocina tiene zonas especiales para preparar tu comida y así evitar la contaminación cruzada.

RIU: Esta cadena también tiene una política que busca darle opciones a sus huéspedes con restricciones dietéticas. Si bien intentan que todos sus restaurantes ofrezcan opciones libres de gluten, no siempre aseguran que haya menús completos libres. Pero no te preocupes, si piensas quedarte en el hotel de esta cadena es necesario avisarles de tu condición al momento de hacer tu reserva, pero sobre todo, unos días antes de tu llegada puedes comunicarte a la recepción del hotel y hacerles saber sobre tu dieta para que el staff se encargue de tener los productos necesarios para satisfacer tus necesidades. ¿Nada mal, no?

Palladium: Esta cadena funciona más o menos como en el Meliá. Se te otorga una tarjeta que tienes que presentar en los restaurantes. El staff está preparado para indicarte qué alimentos son libres de gluten y si llega a pasar que se te antoja algo, ya sea del buffet o a la carta, puedes pedir que te lo preparen especialmente a ti. Aquí también tienen instalaciones para evitar la contaminación cruzada.

Lo bueno de estos últimos es que no tendrás que preocuparte y simplemente te ocuparás de gozar la vida. (Eso sí, no se te olvide hacerle saber al hotel de tus necesidades al momento de hacer tu reserva, pero sobre todo unos días o semanas antes de llegar directamente con la recepción del hotel)

Como verás, irte de vacaciones cuando eres celíaco requiere de un esfuercito extra y un poco más de planeación, pero hacerlo sólo hará que viajes con comodidad y sin tener que limitarte. Ahora sí, felices vacaciones.

Foto de Jakob Owens